Saltar al contenido

Tipos de factores de riesgo teratogénicos que pueden afectar al feto

La extraordinaria transformación en nueve meses de un cigoto unicelular hasta un recién nacido humano, no solamente es un periodo de cambio evolutivo sorprendente, sino que es, un periodo de gran vulnerabilidad y por ello, pueden surgir factores de riesgo teratogénicos, que conduzcan anormalidades durante el embarazo y al futuro bebe. 

Existen centenares de agentes dañinos o factores de riesgo teratogénicos que pueden alcanzar al embrión y al feto y causarle daños importantes, estos agentes varían, desde los múltiples virus y bacterias hasta los diversos fármacos, productos químicos, tipos de radiación y contaminantes medioambientales.

medicamentos huerfanos 500x333 Tipos de factores de riesgo teratogénicos que pueden afectar al feto

Los efectos de estos agentes varían enormemente, desde los defectos evidentes, como malformaciones físicas, hasta problemas menos visibles, como el retraso lingüístico o el control deficiente de los impulsos.

Hay que decir que aunque la exposición estos factores teratogénicos aumenta el riesgo de daños prenatales, hay pocos que sean siempre perjudicales, ya que los factores teratogénicos dependen de la interacción compleja de muchos factores, tanto destructivos como protectores.

Pero, los factores de riesgo que pueden aparecer durante el embarazo, tienen más probabilidades de dañar a un embrión o un feto en particular, si prevalecen varias condiciones, no a que sea expuesto a un solo factor teratogénico.

defectos Tipos de factores de riesgo teratogénicos que pueden afectar al feto

Entre los factores teratogénicos, que pueden aparecer destacamos las enfermedades de transmisión sexual, que pueden desencadenar efectos en el desarrollo del feto, como el SIDA, la gonorrea, la hepatitis B, el herpes simple y la sífilis.

Otras enfermedades que pueden recaer sobre la madre y afectar al desarrollo del feto, son la cólera, la citamegalovirus, la diabetes, la hipertensión, la gripe, las paperas,  la hipertensión inducida por el embarazo, la toxoplasmosis y la varicela.

También, pueden afectar al feto, las drogas en general y los medicamentos que pueda tomar la madre durante el embarazo, así como la radiación, y la polución ambiental a la que pueda estar sometida.