Saltar al contenido

Fiebre, todo lo que deberías saber para tratarla y prevenirla

La fiebre no es solo un síntoma de que algo no va bien, es también un mecanismo para aumentar nuestras defensas. Por eso, los pediatras llaman la atención sobre el abuso de fármacos. Si el niño esta bien, aunque tenga fiebre, no hay por que medicarlo. Por eso hay que acostumbrarse a dar la dosis adecuada: 10-15mg por kilo de peso en el caso del paracetamol, y 10mg/kilo para el ibuprofeno. No hay que sobrepasar al día los 90 mg por kilo de peso si es paracetamol; y 40mg si se trata de ibuprofeno.

Hay que tener en cuenta que no hay ninguna relación entre la cantidad de fiebre y la gravedad de la afección. Los niños tienen una respuesta mas exagerada ante un proceso infeccioso porque tienen poco maduro su termostato particular y pueden llegar casi a los 40 grados por una afección leve de garganta. Y aunque la fiebre suele dar somnolencia en algunos niños produce excitación.

fiebre3 Fiebre, todo lo que deberías saber para tratarla y prevenirla

Fiebre muy alta.

Ante la fiebre alta de un niño o bebe, al  presentar convulsiones, a  los padres suelen pasárseles por la cabeza muchísimas cosas, desde que pueda ser meningitis, que se quede en los brazos de los padres…, y aunque es muy difícil de asumir los pediatras recomiendan: calma.

En la inmensa mayoría de los casos no tiene importancia y pasara en unos minutos. Tres de cada cien niños va a tener alguna convulsión un día de fiebre y un tercio de ellos, además, va a ser recurrente, es decir  se van a repetir las convulsiones.

¿Qué hacer ante una convulsión febril?

Los pediatras aconsejan que se ingrese a todo bebe que tenga convulsiones y no haya cumplido los dos años. Aunque en la mayoría de casos pasa enseguida, debe ingresarse al niño si se mantienen durante más de quince minutos. En el hospital recibirá el tratamiento oportuno para detener la crisis y conocer la causa que lo origino.

Si la convulsión es corta y sin ninguna alteración, los padres pueden estar tranquilos. Eso si, a partir de ese momento, el niño es candidato a sufrir convulsiones si le sube la fiebre. Así que deben procurar que no llegue ese tope. La mayoría de convulsiones febriles son breves y sin consecuencias. La mayor incidencia se sitúa en torno a los tres y cinco años y se produce mas en niños que en niñas.

Fuente imagen | infectologiapediatrica.com