Saltar al contenido

El momento del parto: marca un antes y un después

El momento del parto marca un antes y un después, tanto para los padres que van a empezar a ejercer por primera vez de padres o van a tener un nuevo hijo, así como para toda la familia que aumenta en un miembro más y como no, al bebé, que llega al mundo por primera vez.

El momento del parto marca la transición más rápida y radical de toda una vida, así como un antes y un después. El feto está aislado en las duras condiciones del mundo exterior, y ya no se y le garantiza la alimentación y el oxígeno que se le han proporcionado a través del cordón umbilical, y se encuentra alojado en un nuevo entorno en el que las necesidades y los deseos serán satisfechos solamente a veces.

parto2 El momento del parto: marca un antes y un después

De esta forma, tras el parto, el feto se convierte en recién nacido, un ser humano autónomo que, sin embargo, empieza su existencia en este mundo dependiendo casi totalmente a los demás.

El parto también es una experiencia que marca un antes y un después y afecta a los padres y a los otros miembros de la familia. Para los padres que tienen su primer hijo, el acontecimiento suscita la consciencia de ser madre o ser padre y conlleva un nuevo sentido de la responsabilidad, la preocupación, las penas y las alegrías que acompañan al hecho de ser padres.

La llegada de un segundo, tercero u otro hijo transforma la dinámica familiar y cambia la posición de los otros niños: el hijo único se convierten hermano o hermana, el bebé de la familia se convierten el hermano mayor.

dsbygoogle.js">

parto4 El momento del parto: marca un antes y un después

Estos cambios en el rango pueden ser consecuencias importantes para el crecimiento psicosocial y para el autoconocimiento.

Cada nacimiento también añade un nieto, primo o sobrino la familia, y a veces afecta el concepto que tienen de sí mismo los parientes mayores. Como lo expresó un hombre que había sido promovido recientemente a la condición de abuelo: “ahora soy inmortal”.

Por tanto, en el momento del parto, se marca un antes y un después en la vida cotidiana y diaria de una familia en concreto, ya que la llegada de un nuevo miembro la familia provoca cambios en la posición de cada uno, la cual ya no volverá a ser igual que antes.

Fuentes_Fotos [1][2]