Saltar al contenido

El estrés y las relaciones sexuales durante el embarazo

El estrés y las relaciones sexuales a lo largo de todo el embarazo de la mujer no pueden perjudicar la salud o el crecimiento del desarrollo fetal o al bebe que se espera.

El estrés normal que forma parte de la vida cotidiana, y no puede conllevar un aborto involuntario, aunque lo más recomendable a lo largo del embarazo es llevar una vida tranquila y saludable.

Por otro lado, realizar ejercicio físico a lo largo del embarazo es bueno, a pesar de que existan mitos de que la mujer que está embarazada no debe realizar ejercicio físico, ya que podría provocar un aborto involuntario al bebé al que espera.

natacion El estrés y las relaciones sexuales durante el embarazo

Existen numerosos estudios que han demostrado, de manera concluyente, que no sólo es bueno realizar ejercicio para la mujer que está embarazada y su bebé, sino que también disminuye la probabilidad de una cesárea.

El ejercicio físico, también disminuye los niveles de estrés que pueda tener la mujer que está embarazada, favoreciéndole éstos a su salud y a la salud del bebé que viene en camino

Otro de las preguntas, que aparecen en la pareja a lo largo del embarazo, es acerca de cuándo deben dejar de tener relaciones sexuales para no perjudicar al bebe que esperan.

La respuesta es que la única vez que no se debe tener relaciones sexuales durante el embarazo es en la sala de partos. Por supuesto, este es un consejo si se tiene un embarazo normal.

sexualidad El estrés y las relaciones sexuales durante el embarazo

Por otro lado, en embarazos de alto riesgo que tienen complicaciones de hemorragias, partos prematuros o infecciones, es otra cosa bien distinta.

En general, la intimidad está bien mantenerla a lo largo de nueve meses. Incluso se pueden tener orgasmos, que causan contracciones en el útero pero parecen inofensivos en los embarazos normales.

Dicho esto, si el coito se convierte en algo incómodo para la mujer, se debe evitar y hablar con el médico acerca de las preocupaciones que se puedan tener.

Por tanto, en condiciones normales, sólo porque estés embarazada, no significa que debas dejar de vivir. Los placeres simples de la vida no sólo son seguros para el bebé, sino también es bueno para la salud maternal y conyugal.

fuentes [1][2]